OG4396

Mantequilla clarificada-450 grs

  • Mantequilla orgánica sin sal.

    Alimento milenario y sagrado en la Ayurveda, la tradicional ciencia médica de la India, por sus propiedades terapéuticas para la salud y bienestar.

    De acuerdo a la Ayurveda, el Ghee es uno de los alimentos más sátvicos que existen (puros y buenos).

    Los alimentos sátvicos incrementan la vida, la fuerza, la salud, la alegría, el apetito, además son sabrosos y agradables.

    Se obtiene por el método de “clarificación” o “purificación” térmica de la mantequilla sin sal (cocción de la mantequilla a fuego mínimo). Este proceso natural de purificación mediante el calor, elimina la proteína (caseína), el azúcar (lactosa), agua e impurezas que contiene la mantequilla. 

    El resultado es una grasa pura y noble de textura más blanda y granulosa que la mantequilla tradicional, de un sabor más dulce y aroma característico a frutos secos tostados. Apto para quienes tienen alergias alimentarias como la intolerancia a la lactosa o caseína.

    Goza de “duración indefinida” gracias a que en su proceso de elaboración (cocción de la mantequilla), se elimina el  agua que produce hongos, se eliminan microorganismos y bacterias que provocan la putrefacción y se generan antioxidantes que evitan la ranciedad y protegen al ghee en el tiempo.
  • Excelente fuente de ácidos grasos esenciales como de ácido linoléico conjugado y omegas.

    Rico en vitamina A, E y K2 (si es de de libre pastoreo y pasto sin químicos ni pesticidas).

    Libre de lactosa, caseína, gluten ni sal, por lo que es apto para personas con intolerancias alimentarias. No tiene grasas trans ni grasas hidrogenadas, ambas tóxicas para nuestro organismo.

    Es amigable para los estilos de alimentación “Paleo” y “Keto” altos en grasas saludables.
  • Porción:
    Una cucharadita (8 grs)

    Es ideal para reemplazar la mantequilla y aceites en la cocina en todas las recetas que imagines.

    Para untar, saltear, dorar, tostar, derretir, hornear, asar, sellar, sofreír o sazonar, y agregar así mayor cualidad nutritiva a tus preparaciones y beneficios a tu organismo.

    No necesita refrigeración, se puede conservar en un lugar fresco y seco. Con la temperatura ambiente o el calor del Verano, tiende a derretirse, de forma similar como sucede con el aceite de coco.
    Esto es completamente normal y no se ven alteradas sus propiedades nutricionales. Si lo prefieres más sólido, simplemente guardar en el refrigerador bien cerrado para evitar que entre humedad.