Despachos gratis sobre $150.000

0

Tu carrito está vacío

L-triptófano+Glutamina 500 mg-60 cáps

El concepto de eje intestino-microbiota- cerebro es relativamente nuevo y data de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Este eje explica cómo la microbiota modula el sistema inmune, el sistema gastrointestinal y el sistema nervioso central.

El aminoácido L-triptófano ejerce funciones moduladoras en este eje, siendo un importante precursor de serotonina.

 

Propiedades

La evidencia científica ha descrito los mecanismos por los que la microbiota intestinal modula el metabolismo del triptófano, sus efectos sobre la función cerebral y su modulación a nivel intestinal. Así como la microbiota incide en el metabolismo del L-triptófano, este aminoácido incide en la microbiota intestinal y la función cerebral. Es decir que la comunicación es en ambos sentidos.
Información científica:

https://books.google.es/books?hl=es&lr=&id=aXv-SxqSwykC&oi=fnd&pg=PA11&dq=tript%C3%B3fano&ots=dp0QsrG-00&sig=SCXtxxfQlrfskAoLL2KIHm9_RSs#v=onepage&q=tript%C3%B3fano&f=false

https://revistas.um.es/eglobal/article/view/457/428

Recomendaciones

Precursor de la serotonina, (hormona de la felicidad) y esta a su vez es precursora de la melatonina.

La Serotonina tiene efecto antidepresivo, relajante, ansiolítico y tranquilizante, modula el buen humor, además participa en la regulación de la permeabilidad intestinal y la respuesta inflamatoria.

Ayuda a la formación de la vitamina B3 o Niacina.
Una vez dentro de las células cerebrales, el triptófano es utilizado en la síntesis de serotonina, neurotransmisor con implicación sobre el sueño, a través de los núcleos del rafe del cerebro. El intrincado mecanismo del paso de triptófano a serotonina queda recogido en tres publicaciones de la prestigiosa revista: American Journal of Clinical Nutrition, cuyos autores son: Millward J. 2000, Markus R. 2002, Wuthman R. 2003.



Porción:
2 cápsulas en la noche antes de dormir, separado de la comida.

Los niveles de triptófano se encuentran reducidos en personas con síndrome de intestino irritable, enfermedad de Crohn. Bajos niveles de triptófano afectan negativamente la respuesta inmune intestinal.